Seguidores

Visita mi tienda

martes, 25 de julio de 2017

Un lavado de cara

Mi cocina de Oviedo no es demasiado grande y tiene una forma un poco rara, así que aprovechar bien el espacio es fundamental.
A principios de año os hablaba de mi intención de hacer cambios, aquí lo podéis ver, y ya estoy empezando, poco a poco.
No tengo mucho tiempo libre por semana y los fines de semana nos vamos al pueblo, así que voy haciendo las cosas a ratitos.

Somos tres, así que no necesitamos una mesa demasiado grande. La que tenía me tomaba mucho espacio, así que decidí cambiarla.
Siempre me han gustado las mesas de alas, la anterior era así.




Hace unas semanas un amigo que se dedica a hacer mudanzas me llamó y me dijo que tenía un regalo para mí.
Era una mesa redonda de alas, necesitaba trabajo, pero el resultado podría ser estupendo.
Me la llevé para el pueblo, limpié la mesa entera porque estaba muy sucia.

Lijé la parte superior con mucho cuidado y descubrí que la madera era de dos colores, la traté con una mezcla de aceite y nogalina para mantener el color, proteger y no añadir brillo.







El pie lo pintó mi hermana pequeña con spray de blanco roto (lo hizo ella porque a mí el spray me da alergia).
Las sillas son recuperadas de la basura, dos pintadas en rosa y otra en blanco, el taburete está sin pintar, irá también el blanco y aún estoy con las fundas de los asientos.




De momento estos son los pequeños avances en la cocina, voy despacito, pero poco a poco iré transformándola en lo que yo quiero. 

De momento ¿qué os parece? 


Por cierto.
Gracias a una sugerencia de Julia  y Yenia, del blog Retro y con encanto he aumentado el tamaño de las letras y las fotos para que la lectura sea más cómoda.
¡Muchas gracias por vuestra ayuda, chicas!




2 comentarios:

  1. ¡La mesa está preciosa con el contraste entre blanco/madera, Sandra!
    ¡Me gusta mucho más como queda esta mesa redonda!
    Besitos y nos leemos en septiembre.

    ResponderEliminar
  2. Nos encanta como has trabajado el sobre, y el que lo hayas dejado en su color, contrastando con el pie en blanco, Sandra. Sentimos debilidad por las mesas redondas, las dos las tenemos así en nuestras casas, y creemos que has salido ganando con el cambio, se ve precioso ese rincón de tu cocina.

    Gracias por aceptar nuestra sugerencia con tanta generosidad...

    Un beso enorme de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dedicarme tu valioso tiempo, espero que el paseo por mi blog te haya resultado agradable.
¡Hasta pronto!