Seguidores

Visita mi tienda

martes, 25 de julio de 2017

Un lavado de cara

Mi cocina de Oviedo no es demasiado grande y tiene una forma un poco rara, así que aprovechar bien el espacio es fundamental.
A principios de año os hablaba de mi intención de hacer cambios, aquí lo podéis ver, y ya estoy empezando, poco a poco.
No tengo mucho tiempo libre por semana y los fines de semana nos vamos al pueblo, así que voy haciendo las cosas a ratitos.

Somos tres, así que no necesitamos una mesa demasiado grande. La que tenía me tomaba mucho espacio, así que decidí cambiarla.
Siempre me han gustado las mesas de alas, la anterior era así.




Hace unas semanas un amigo que se dedica a hacer mudanzas me llamó y me dijo que tenía un regalo para mí.
Era una mesa redonda de alas, necesitaba trabajo, pero el resultado podría ser estupendo.
Me la llevé para el pueblo, limpié la mesa entera porque estaba muy sucia.

Lijé la parte superior con mucho cuidado y descubrí que la madera era de dos colores, la traté con una mezcla de aceite y nogalina para mantener el color, proteger y no añadir brillo.







El pie lo pintó mi hermana pequeña con spray de blanco roto (lo hizo ella porque a mí el spray me da alergia).
Las sillas son recuperadas de la basura, dos pintadas en rosa y otra en blanco, el taburete está sin pintar, irá también el blanco y aún estoy con las fundas de los asientos.




De momento estos son los pequeños avances en la cocina, voy despacito, pero poco a poco iré transformándola en lo que yo quiero. 

De momento ¿qué os parece? 


Por cierto.
Gracias a una sugerencia de Julia  y Yenia, del blog Retro y con encanto he aumentado el tamaño de las letras y las fotos para que la lectura sea más cómoda.
¡Muchas gracias por vuestra ayuda, chicas!




viernes, 21 de julio de 2017

¡¡¡¡Por fin!!!

Hace  tiempo os mostré el cierre del estanque, aquí lo podéis ver.
Comentaba que me faltaba la puerta.
Las hay ya hechas a la venta, pero yo quería algo especial, con un ancho específico.
Como yo sola no podía, pedí ayuda a mis hermanas y enseguida surgieron ideas.




Con unas cuantas tablas de revestimiento machi hembrado y un poco de imaginación se pueden lograr cosas maravillosas.


 


La estrctura es muy sencilla y está reforzada con unos cuantos listones horizontales para evitar "visitas indeseadas" dentro del estanque.




El toque romántico lo aporta un corazón con el interior de color rosa ( detalle especial de mis hermanas hacia mí).












Como se puede ver el resultado es una preciosidad y su coste en materiales, mínimo.







El estanque y el jardín trasero son mis rincones favoritos.





¿A vosotras qué os parece'


Con esta entrada participo en el Finde Frugal de Marcela Cavaglieri  y el Viernes Handmade de Little Kimono


viernes, 14 de julio de 2017

Con hilo y aguja

Es fascinante cómo, cambiando la ropa de cama, las cortinas o unos simples cojines, se le puede dar un nuevo aire a una estancia.Me encanta variar la decoración de mi casa, pero es algo difícil con un presupuesto ajustado, así que hay recurrir a todos los trucos posibles y materiales al alcance de la mano.




Tenía dos colchas individuales que me gustaban mucho, pero no servían para la habitación de mi hijo porque el color era rosa.



No quería deshacerme de ellas, así que decidí convertirlas en una colcha para cama grande..
Las extendí bien y les recorté uno de los bordes, las puse muy juntitas e hilvané una puntilla en color dorado tapando la unión ( todo esto en el suelo porque no me cabían en otro sitio)





Cosí a máquina la puntilla y para que no se viera muy pegote coloqué a la altura de la almohada otra tira de puntilla en el mismo color, pero más estrecha.










Con dos colchas viejas y 4€ de puntillas ¡una colcha "nueva" para mi cama!

















Estoy pensando en poner algo por la otra parte y hacerla reversible, pero no sé si una tira de terciopelo, una puntilla diferente,...










¿Vosotr@s qué haríais? 

Con esta entrada participo en el Finde Frugal de Marcela Cavaglieri



miércoles, 12 de julio de 2017

Más luz




Me entusiasman las lámparas vintage, en todas sus versiones: de mesa, de techo, apliques,...
Me gustan las de porcelana, de cristal, de bronce o latón,..¡todas!



Hace unos meses estuve en un pueblo llamado Salas, en una casa recogimos varios muebles y ya cuando íbamos a marchar vi una caja llena de trastos. Pregunté al dueño y me dijo que era basura para tirar, mi cara debía de ser un poema porque empezó a reirse y me preguntó que si quería algo.

Por supuesto me llevé la caja y además de libros, algún porta retratos y un par de pañuelos bordados, allí estaba ella.
Preciosa a pesar de los años y el desgate, lustrosa a pesar del polvo y la suciedad.





En un principio no funcionaba, pero gracias a la paciencia de mi hermana y mi cuñado volvió a cobrar vida. Arreglaron el cableado, la pera que no funcionaba, cambiaron un porta lámparas,...





Cada vez me gusta más. Es preciosa y además hace juego con otra lámpara que compré hace años en un mercadillo en Oviedo , aquí la podéis ver.




Supongo que habrá un montón de gente que se horrorice al ver el color rosa y el dorado, también habrá quién la encuentre ñoña o recargada, pero como decía mi cuñado, es yo en estado puro.




¿qué tipo de lámparas os gustan a vosotr@s?

viernes, 7 de julio de 2017

Nueva vida

A veces cuando vaciamos pisos para la tienda hay cosas que no sirven para vender, pero que es una pena tirar.
Podemos encontrar tazas y platos sueltos, algunos antiguos, preciosos, sábanas desparejadas con bordados o estampados maravillosos, cortinas o visillos de medidas extrañas, ropas antiguas con puntillas cosidas a mano,...
¡Y ahí es donde entra en funcionamiento mi parte chatarrera o trapera!

Guardo esas piezas esperando un uso posterior, un renacer que lance a la luz todas esas maravillas olvidadas por sus antiguos dueños.

Un ejemplo es este taburete, tenía un montón de manchas y la tela muy gastada (no me acordé de sacar la foto del antes), así que me fui a mi armario de los tesoros y busqué algo que me gustara para tapizar de nuevo.

Encontré un antiguo mantel que en una esquina tenía una mancha, pero el resto estaba bien. El color era perfecto: rosa con el fondo más claro (aunque en la foto parece crema).
Simplemente desatornillar la tabla superior, grapar la nueva tela y volver a atornillar.
¡Taburete nuevo!



Me encantan las telas con relieve, este tipo de estampados me parecen geniales, así que resultó perfecta.




Sólo tengo estas fotos, porque en cuanto lo llevé de vuelta a la tienda se vendió enseguida y no me dio tiempo a hacer fotos buenas.


¡Ya veis como un viejo retal puede convertirse en algo estupendo con un poco de cariño!
¿Vosotras recicláis telas?

Con esta entrada participo en el "Viernes handmade" de Little Kimono y en el Finde Frugal de Marcela Cavaglieri




lunes, 3 de julio de 2017

Nostalgia romántica

Este fin de semana celebramos el cumpleaños de nuestro hijo, 16 añazos.
Lo celebramos en la casa del pueblo de mi hermana y de la que íbamos a mi marido le entró un arrebato de nostalgia romántica.

Empezó a conducir por una carretera secundaria y me llevó a la playa de Los Quebrantos en San Juan de la Arena. Allí fue donde me llevó en nuestra segunda cita.
Nos reímos mucho recordando lo nerviosos que estábamos ¡ninguno de los dos pensábamos en aquel momento que después de 20 años íbamos a estar allí otra vez juntos y con un hijo de 16 años!
El tiempo nos ha dado la posibilidad de ir aprendiendo a conocernos, a entendernos y querernos cada vez más y aunque suene a tópico estamos mejor ahora que nunca, porque los años te dan una perspectiva y una sabiduría para afrontar las situaciones de una manera mucho más templada y sensata.




Espero poder pasar con él muchos, muchísimos años, porque juntos somos un equipo perfecto.










Nunca sabes lo que la vida te depara, así que lo más importante es aprovechar y disfrutar cada momento al máximo, intentar ver el lado positivo de cada situación y pensar que por muy mal que vayan las cosas, en algún momento cambiarán y mejorarán.

Un besazo para tod@s y feliz semana.